El pasado 25 de agosto, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció que el cese definitivo del fuego con las FARC comenzará ‪el próximo lunes. Así, cerraba el acuerdo de paz con el grupo terrorista más viejo del mundo, y el tercero más rico del planeta en el 2014, según la revista Forbes. Especifica la reconocida revista especializada en el mundo de los negocios y las finanzas que las FARC “habían logrado ilícitamente hacerse con una fortuna de 600 millones de dólares” por los negocios de la droga y el secuestro.

Según las declaraciones de Leamsy Salazar al periódico español ABC, el 90% del negocio de la droga colombiana pasa por territorio venezolano en conchunpancia con un sector vinculado al alto mando militar y el gobierno de Venezuela. Para el 2015 las cifras internacionales indicaban que por Venezuela pasaban cinco toneladas semanales de estupefacientes.

El negocio entre las FARC con sectores de las altas esferas del gobierno y el estamento militar de Venezuela ha permitido a miembros del Secretariado hacer vida en Venezuela, “un refugio amable” de acuerdo al ex-presidente Álvaro Uribe. De hecho, el jefe máximo de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri alias “Timoleón Jiménez” o “Timochenko”, arribó en la madrugada del 23 de septiembre del 2015 a La Habana en un avión de PDVSA, siglas YV-2869, para asistir al encuentro con el presidente Santos en el que anuncióa más tardar ‪el 23 de marzo [2016], en exactamente 6 meses estaremos dando un adiós definitivo a la última y más larga guerra de Colombia...”.

Resulta que la noche anterior del anuncio de Santos, Nicolás Maduro dijo que “el cierre fronterizo con Colombia podría durar 6 meses”. Un mes antes, Maduro había ordenado el cierre de amplios tramos de la frontera binacional y decretado el estado de excepción en 23 municipios, de los cuales 16 limitan con Colombia. Precisamente, fueron los municipios donde opera el negocio de las FARC del lado colombiano.

Los anuncios de Santos de lograr la paz en Colombia, y Maduro de la “normalización progresiva” de la zona limítrofe en 6 meses no es casual sino causal. El factor común entre ambos es la protección del grupo terrorista más viejo del mundo.

Las FARC con el acuerdo logrado en Cuba el 23 de septiembre 2015 y el estado de excepción en los municipios del lado de Venezuela, lograban comprar tiempo para reorganizar la estructura del negocio y reubicar los laboratorios. Parte de la producción de cocaína y campamentos cruzarían la frontera porque una vez firmada la Paz el custodio de la seguridad territorial de Colombia serán las Fuerzas Militares y las FARC no podrán actuar impunemente en el terreno del lado colombiano.

Ha transcurrido casi un año desde que Santos y Maduro hicieron el histórico anuncio de los 6 meses. Les ha tomado el doble del tiempo estimado para concluir la obra.

A Maduro lo motivó “refundar ese territorio”, acabando con “los criminales, los paramilitares”, incluyendo su “captura y desarticulación”. Y a Santos trascender en la historia de Colombia, como el presidente que logró la paz del país. Y como una consecuencia obtener el premio Nobel de la Paz.

Hasta ahora, Maduro no ha logrado alcanzar acabar con las bandas criminales en la frontera. Más bien, cuando ha abierto la frontera, miles de venezolanos han cruzado hacia Cúcuta, Colombia, para adquirir los bienes básicos. Mientras que Santos espera ser parte de la lista corta de nominados al Premio Nobel de la Paz que se entrega en el mes de octubre -si lo logra será el segundo colombiano en recibir la distinción del Nobel.

Una señal de que el acuerdo de Paz estaba ya casi listo fue la reunión Santos y Maduro para abrir progresivamente la frontera entre Colombia y Venezuela hace quince días en Puerto Ordaz, Venezuela. También, revelaba que las FARC habían logrado reformular la estructura del negocio de cocaína que pasa por Venezuela, el cual genera un cash equivalente a $ 3.900 millones anuales. Una dimensión del conflicto que no desaparece con el acuerdo de Paz, porque el mercado estadunidense y europeo continuará demandando este tipo de mercancía ilícita.

En la política como en el mercado, los espacios vacíos alguien los ocupa. Por supuesto, este no será el caso de las FARC con sus socios venezolanos. Mientras sigan los acólitos del gobierno de Maduro en el poder, Venezuela continuará siendo exportadora de cocaína hacia Estados Unidos y Europa. Con una nueva condición, ahora procesará parte de la droga desde la frontera con Colombia.

El Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera en Colombia permitiría a Santos pasar a la historia como el segundo colombiano laureado con el premio Nobel. Un legado que tienen hombres y mujeres universales. Y en el caso de Maduro, asegurar el brazo financiero de las FARC a través del negocio en la frontera.



Spanish

Latest publications
En 2018, Venezuela vivirá un “período especial” al estilo cubano
Economy, 13/Dic/2017
Las sanciones financieras los tienen locos, lo último: el "Petro"
Economy, 6/Dic/2017
Maduro arregla la entrega de PDVSA a Rusia y China
Energy, 29/Nov/2017
Entrevista en CNN en español, ¿PDVSA: Limpieza o restructuración?
Economy, 29/Nov/2017
El nuevo diálogo busca desmontar las sanciones
Politics, 23/Nov/2017
Venezuela deja de ser actor en el mercado petrolero mundial
Energy, 15/Nov/2017
Maduro renegocia la deuda pública para seguir con "el real y medio"
Economy, 8/Nov/2017
Reestructurar la deuda soberana y de PDVSA
Economy, 1/Nov/2017
El cuento chino de República Dominicana
Politics, 25/Oct/2017
La versión electoral 15-O afianza la dictadura en Venezuela
Politics, 18/Oct/2017
What next
Politics, 11/Oct/2017
Octubre, un mes crucial para el régimen de Maduro
Politics, 4/Oct/2017
Latest events
Children of Misery: Guns and Gangs in Central America
Hudson Institute - Center for Latin American Studies
September 10, 2014
Beyond Hugo Chávez: What to expect in Latin America
Hudson Institute - Center for Latin American Studies
May 8, 2013
XIV Seminario de Estrategias de Campañas Electorales - De la práctica a la práctica
The George Washington University - The Graduate School of Political Management
March 11 to 15, 2013